Conoce la historia que atesora nuestro país

Medellín 70 80 90

Acerca de

Medellín 70 80 90

MEDELLÍN ABRAZA SU HISTORIA

Medellín abraza su historia es una iniciativa que nace de una profunda reflexión sobre el pasado reciente y doloroso que vivió la ciudad, y los motivos por los cuales esta capital ha sabido levantarse luego de sus horas más oscuras.

MEDELLIN|ES 70, 80, 90 La ciudad habla

Esta plataforma recoge testimonios obtenidos a través de entrevistas, grupos focales y laboratorios creativos. Se abordaron grandes sectores de la sociedad y personajes representativos, que hicieron parte de la historia de estas décadas.

MEDELLÍN/ES 70, 80 y 90

SOBRE LA EXPOSICIÓN
¿La ciudad más violenta del mundo?, ¿el cartel de Medellín?, ¿Pablo Escobar?, ¿sicarios y narcos?, ¿limpieza social?, ¿esta es Medellín o qué Medellín(es) habitamos, vemos, sufrimos, recordamos y vivimos?

Los verdaderos héroes

Columna de Aldo Civico / El Colombiano

“Qué bueno que finalmente cuando en esta ciudad se habla de narcotráfico, los referentes culturales no sean Pablo Escobar o Popeye, sino los héroes que para luchar contra este cáncer han sacrificado hasta su vida. Por esto, esta exhibición es también un acto de justicia y de verdad”(…)

Década de los 70

Represión y explosión
Desde los campos, llegamos a Medellín, desbordando las montañas de un valle que no estaba preparado para recibirnos y acogernos. Construimos nuestros barrios entre convites y débiles esfuerzos de planeación urbana.

Década de los 80

Ceguera, miedo y perplejidad
Nuestra ciudad se llenó de sombras, opacando esquinas, cuadras y barrios. Miedo y terror al amanecer, fronteras invisibles al mediodía, limpieza social al atardecer y toques de queda para irnos a dormir. Vivimos una Medellín sitiada, poco a poco nos fuimos encarcelando en urbanizaciones cerradas y en nuestras propias casas.

Década de los 90

El despertar
“La ciudad más violenta del mundo”. Continuamos en Medellín sitiada y no nos rendimos: la vida sigue a pesar del narcotráfico y la violencia. Nos sacudimos y despertamos: ¡hay que hacer algo!